Un sistema heredado (o sistema legacy) es un sistema informático, lenguaje de programación, aplicación de software,  proceso u otra tecnología anticuada o que ya no puede recibir soporte y mantenimiento pero es esencial para las organizaciones y no se quiere o puede reemplazar/actualizar de forma sencilla por varias razones:

  • La vida útil de los equipos grandes es de hasta 20 años debido a que su elevado coste tarda varios años en amortizarse.
  • Muchos procesos de negocio empresariales se diseñan “a medida” resultando críticos y fundamentales para la empresa.
  • Los riesgos operacionales de una actualización pueden ser muy altos, especialmente si hay riesgo de que los datos vitales se pierdan o corrompan.
  • El software puede contener reglas de negocio importantes, no anotadas en ningún otro sitio.
  • Rara vez existe una especificación completa de los sistemas heredados por lo que resulta casi imposible poder especificar uno nuevo que sea idéntico.
  • El ser humano tiende a tener miedo a lo desconocido. Si algo funciona, prefiere no tocarlo aunque existan soluciones mejores en el mercado.

Todo esto hace que los sistemas heredados estén en todas partes: bancos, compañías de energía, fabricación, defensa,  transporte, hospitales, seguros etc.

 

Pero, ¿cuáles son los riesgos o qué problemas supone el uso de un sistema heredado?  

  • Funcionan, pero son cada vez más inestables debido a incompatibilidades con los nuevos SO, navegadores o estructuras.
  • No pueden utilizarse para siempre; en algún momento va a ser necesario actualizar el hardware, el lenguaje de codificación, el SO o la aplicación.
  • Nadie llega a conocerlos al 100%: su larga vida hace que pasen por diferentes manos, se usen lenguajes distintos y la documentación no esté actualizada.
  • Con el tiempo, el rendimiento es más lento, el consumo de recursos mayor y hay más fallos, reduciéndose la eficiencia de procesos y la productividad.
  • Al finalizar el soporte o mantenimiento de los fabricantes, se deja de recibir atención ante errores.
  • Cuantos más parches haya, más susceptible será a las brechas de seguridad.
  • Problemas de compatibilidad: aplicaciones vinculadas a versiones de SO o lenguajes obsoletos, incompatibilidad con nuevas tecnologías, incompatibilidad con servicios en la nube o basados en web, etc.

 

Hasta ahora, la dificultad de sustituirlos y  los graves riesgos implícitos, llevaban a las empresas al estancamiento, incapaces de encontrar una solución. Situación que favorecía la formación de una tormenta perfecta y atraía a los ciberatacantes, conscientes de que partes relevantes o fundamentales del negocio estaban parcheadas y/o los sistemas conectados a una red que ni existía cuando se desarrollaron.

La  buena noticia es que en Randed hemos encontrado la solución que deja atrás esta problemática y permite a las empresas seguir utilizando cualquier sistema heredado sin correr ningún riesgo. Descubre nuestra tecnología disruptiva ICTech.

Es importante puntualizar que cuando hablamos de antigüedad, no nos referimos a su “edad” necesariamente sino que viene definida por la discrepancia entre el estado de lo que es actual y el estado de lo que está ofreciendo su sistema.