Últimamente, oímos hablar mucho sobre la digitalización de las empresas. Noticias hablando de titulares como “La madurez digital sumaría al producto interior bruto español 120.000 millones de euros en 2025” o que España ocupa el puesto 11 del ranking según recoge el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales que elabora anualmente la Unión Europa.

En palabras de Pierre Naterme, CEO de Accenture, “La digitalización es la principal razón de fracaso del 50% de las compañías del Fortune 500 desde el año 2000. Es evidente que es un asunto crítico y a abordar con rapidez: no adaptarse al mundo digital puede ser un suicidio profesional y empresarial en numerosos casos. Por ello, se debería empezar a tomar medidas”.

Datos que reflejan la realidad

  • Solo el 13% de las empresas españolas está en un proceso avanzado de digitalización en el ámbito de la gestión de personas.
  • El 47% se encuentra iniciando el proceso.
  • El 23% ha pensado hacerlo en breve.
  • El 17% no lo considera un aspecto prioritario.

Lo que supone la transformación digital

La transformación digital para las empresas supone un elevado esfuerzo económico así como de recursos de toda índole, humanos, logísticos, administrativos… Es por ello, que si queremos llevarlo a cabo de manera satisfactoria debemos de ser muy rigurosos e implicar a cada uno de los empleados de nuestra compañía.

Hay muchas grandes empresas, multinacionales en su mayoría, que han comenzado este proceso pues desde el headquarter principal, así se lo han exigido. Con lo cual no tienen nada más que ir poniendo en práctica las medidas y mecanismos que se les exige desde la matriz. Sin embargo, nos encontramos con otro tipo de empresas que tiene que llevar esta transformación ellos solo, estableciendo unas pautas y unos deadlines con lo que poder llevar a cabo este cambio. Este tipo de empresas se encuentran ante la incertidumbre y desconocimiento de un cambio que van a tener que llevar a cabo de la mejor manera posible.

Pilares básicos

Uno de los pilares básicos más importantes es formar a las personas de estas empresas que van a llevar a cabo la transformación digital. Pero  ¿cómo debemos enfrentarnos a este gran reto? ¿Existe algunas normas o pasos que se puedan seguir para lograr el objetivo?

Debemos de hacer partícipes en todo el proceso de trasformación digital a cada uno de los empleados de cada departamento que conforman la compañía. De este modo, sentirán que la transformación les involucra y en consecuencia aplicaran cada uno de los cambios que haya que llevar a cabo.

Además todos sabemos que siempre se trabaja mejor y más a gusto cuan do saber que eres una voz más dentro de la empresa que tus opiniones ayudan a  crecer y mejorar la compañía en su conjunto.

El segundo pilar básico para instaurar la digitalización en las empresas, es la transformación de los modelos de negocio. Debemos de modificar los modelos de negocio haciéndolos más digitales para poder ir adaptándonos poco a poco a aquellas compañías que ya tienen instaurado el modelo de transformación digital. De este modo, seremos capaces de competir al mismo nivel.

Aquí os dejamos 10 claves para afrontar el reto de la transformación digital con éxito.