¿Qué entendemos por Internet de las Cosas (IoT)?

Cuando hablamos de Internet de las Cosas (IoT) ya no sólo nos referimos a PCs y smartphones. El concepto se ha integrado tanto en nuestras vidas que parece que todo está conectado a Internet. Partiendo de la base de que un dispositivo IoT es todo aquel que se conecta a Internet mediante sensores o Wi-Fi para recibir y enviar información, nos encontramos desde termostatos inteligentes, zapatillas, vehículos, casas, hospitales, plantas de producción, cerraduras,  hasta todo tipo de electrodomésticos, entre otros. 

Algunas cifras

Para hacernos una idea de la magnitud de este fenómeno, vamos a echar un vistazo a las siguientes cifras:

  • Según un informe de Gartner, en 2021, se comprarán e instalarán un millón de dispositivos IoT CADA HORA (o lo que es lo mismo, más de 278 por segundo).
  • Actualmente hay más de 26,66 mil millones de dispositivos IoT activos y se espera que esta cifra aumete hasta los 75,44 mil millones en 2025.
Internet de las cosas

Lo cual se traduce en un tamaño de $520 mil millones. según Gartner.

internet de las cosas

¿Afecta por igual a todos los sectores?

Internet de las cosas

Riesgos del Internet de las Cosas

El principal riesgo que supone el uso de los dispositivos Iot es su gran vulnerabilidad.

Por un lado, según un estudio realizado por el Instituto Ponemon, menos del 20% de los profesionales de seguridad conoce con exactitud la totalidad de dispositivos IoT que hay en la empresa. Por otro, apenas se tarda cinco minutos en atacar un dispositivo IoT (muchos de ellos ni siquiera aceptan actualizaciones, no cifran la información que manejan o sus contraseñas vienen predeterminadas de fábrica). Esto nos lleva a que, según Enterpeneur Media, el 70% de los dispositivos son vulnerables actualmente.

El hecho de que los dispositivos IoT sean vulnerables se convierte en algo realmente peligroso cuando están conectados a la misma red que el resto de dispositivos. Bien sea una red doméstica (por ejemplo, si está conectada a la misma red que la alarma) o bien la empresarial (servidores, ordenadores, etc.). Es ahí cuando representan una verdadera amenaza, al convertirse en el punto de entrada «fácil».

Algunos ejemplos de ataque a los que están expuestos estos dispositivos son: malware, secuencias de exploit, ataques de Denegación de Servicio o ataques Man in the middle.

¿Sucedería lo mismo si usáramos un enfoque de seguridad diferente? ¿Uno que no confiara en nada y considerara como potencialmente peligroso todo aquello que venga de fuera de la red?

Descubre cómo RITech puede ayudarte a proteger tu negocio con su solución de aislamiento web.

Síguenos en Twitter y LinkedIn para estar al día de todas las novedades