Inteligencia artificial

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

Intentar definir el término Inteligencia Artificial no es una tarea sencilla. La inteligencia artificial puede definirse como “La simulación de procesos de inteligencia humana por parte de las máquinas” o “La combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano”

En cualquiera de los casos, es importante destacar que el fin de la Inteligencia Artificial no es venderla como aplicación individual sino mejorar productos ya existentes dotándolos de inteligencia.

Si bien puede parecer que todavía se trata de algo realmente misterioso y lejano, sus orígenes se remontan varias décadas atrás. Fue en 1956 cuando se acuñó por primera vez el término en una conferencia en Dartmouth.

El actual gran volumen de datos, unido al aumento al boom de la digitalización entre otros ha dotado de un mayor protagonismo.

Tipos de Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial puede clasificarse atendiendo a diversos criterios. A continuación tenemos los diferentes tipos de AI atendiendo al tipo de sistema de que se trate:

Nombre Definición Ejemplos
1. Sistemas que piensan como humanos Sistemas que automatizan tareas y tratan de emular el pensamiento humano  Toma de decisiones, aprendizaje o resolución de problemas 
2. Sistemas que actúan como humanos Sistemas que tratan de emular el comportamiento humano Robots
3. Sistemas que piensan racionalmente Sistemas que tratan de emular el pensamiento lógico racional de las personas (percepciones, razonamiento y actuaciones).  Sistemas Expertos
4. Sistemas que actúan racionalmente  Sistemas que tratan de emular de forma racional el comportamiento humano  Agentes inteligentes

Aplicaciones prácticas:

Algunas de las aplicaciones más comunes son:

  • Reconocimiento facial
  • Asistentes de voz virtuales
  • Chatbots interactivos
  • Videojuegos: bots que actúan como contrincantes
  • Diagnóstico médico: Mayor rapidez y precisión en la elaboración de diagnósticos, programación de citas, recordatorios de medicamentos, etc.
  • E-commerce: Productos y servicios más personalizados que se ajustan mejor a las necesidades y gustos del consumidor
  • Seguridad: detección de fraude y extracción de patrones
  • Industria automovilística: Evitar colisiones e incluso conducción autónoma
  • CRM y marketing: Seguimiento personalizado de clientes, análisis de comportamiento, automatización de ofertas o acciones de marketing
  • Finanzas: Asesoramiento financiero personalizado

Futuro de la Inteligencia

Según Gartner, en 2020 el 85% de la interacción con los clientes será gestionada por IA y, en conjunto, se estima que el mercado de la IA pueda llegar a representar 127.000 millones de dólares en 2025, cifra muy superior a los 2.000 millones de 2015.

Actualmente los sistemas de IA están diseñados para realizar una tarea muy definida, si han sido diseñados para jugar a un videojuego en concreto, no podemos esperar que sepa jugar al parchís. Se trata de sistemas muy especializados. Aún estamos lejos de que se cumpla la predicción de Stephen Hawkins y las máquinas puedan llegar a superar al ser humano.

Riesgos de la Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial trae consigo increíbles mejoras y avances pero también riesgos. Pensemos en un troyano capaz de auto mejorarse creando versiones más complejas o en gusano capaz de aprender cada vez que una herramienta de seguridad lo detecta.

Es por ello que todo avance en AI debe ir acompañado de una transformación en seguridad. En un mundo tan cambiante y que avanza tan rápidamente no es realista seguir pretender protegiéndonos con herramientas diseñadas hace 20 años, cuando el panorama tenía poco o nada que ver con el actual.

Síguenos en Twitter y LinkedIn para estar al tanto de las últimas actualizaciones. ¡Recuerda que puedes suscribirte a nuestro blog!.