AGS protege tanto del malware que puede estar presente en el dispositivo del usuario como las vulnerabilidades propias de la aplicación. Si tenemos una vulnerabilidad, conocida o no, presente en nuestra aplicación, AGS no permitirá que pueda ser explotada.