El appliance puede instalarse mediante una máquina virtual “on-premise”, es decir, dentro de la propia organización o puede ser desplegado como SaaS en un servicio basado en la nube. Muy pronto tendremos listo, además, un appliance físico.