No se usa ningún tipo de virtualización, ni sistemas operativos ni contenedores. El aislamiento se consigue mediante unos procesos que transforman la información. De esta manera, los recursos del sistema están muy optimizados, sin tener que emplearlos en gestionar múltiples entornos de ejecución.