El aislamiento, como medida de seguridad, es una técnica en la que se separan ciertas partes de un sistema aislándolas unas de otras, de manera que si una parte resulta infectada no afecte al resto.