AGD no necesita de la instalación de ningún software o plugin en la máquina cliente, es suficiente con un navegador web, independientemente de la plataforma o sistema operativo utilizado. Además, gracias a la tecnología RITech, se realiza un aislamiento entre el equipo del usuario y el entorno remotizado impidiendo que éste último pueda llegar a infectarse.