Desde la consola de administración se pueden administrar las políticas de seguridad de una forma fácil e intuitiva. De esta manera, desde un entorno centralizado, podemos gestionar, por ejemplo: políticas de descarga y/o subida de archivos, permisos de impresión, filtrado de cadenas de caracteres de entrada, etc.