No es necesaria la instalación de ningún software o plugin, con lo que si un ordenador es capaz de navegar en internet va a ser capaz de usar AGD. Como la carga de procesos se realiza en el servidor que ejecuta el sistema o las aplicaciones deseadas, la máquina cliente está liberada de todo ese procesamiento. Es decir, se podrán ejecutar sistemas y aplicaciones muy exigentes en máquinas con características básicas y de forma totalmente transparente para el usuario.