Deep web

Dejando a un lado la Surface web o ClearNet (parte de Internet que todos conocemos y usamos de manera habitual), la Deep Web estaría formada por todos aquellos contenidos o páginas que están online, pero a los que no podemos acceder directamente de forma pública por no ser indexables por los buscadores convencionales (Google, Bing, Yahoo…).

Que los contenidos de la Deep Web estén ocultos para el público general, no implica que sean ilegales.  En la mayoría de los casos se debe, meramente, a cuestiones de privacidad.

Algunos ejemplos de información que podemos encontrar en la Deep Web son:

  • Correos web
  • Bases de datos
  • Archivos en Drive, Dropbox, etc.

Toda ella, información accesible que no requiere el uso de herramientas especiales. La única condición para poder encontrarla es saber dónde hacerlo.

Dark Web

Podríamos definir la Dark Web como la capa de la Deep Web que ha sido ocultada de forma voluntaria. En este caso, su acceso, sí requiere de herramientas especiales.

Darknets

La Dark Web la conforman numerosas redes encriptadas llamadas Darknets, a las cuales sólo puede accederse mediante software o herramientas específicas. Existen muchas Darknets, pero la más popular es la TOR (del inglés The Onion Router), sólo accesible a través del navegador TOR.

Si bien es cierto que la parte más oscura de la Dark Web alberga contenido utilizado para actividades ilícitas como por ejemplo:

  • Tráfico de drogas
  • Pornografía infantil
  • Venta de armas
  • Blanqueo de capitales a través de Bitcoins (u otras criptomonedas)
  • Contratación de hackers, etc.

No debemos asumir que todo el contenido alojado en la Dark Web es ilegal. Gran parte de los contenidos y datos son legales, con la peculiaridad de que el acceso a los mismos se hace de manera anónima.

Síguenos en Twitter y LinkedIn para estar al tanto de las últimas actualizaciones