cloud

Tanto SaaS como PaaS y IaaS son modelos de cloud computing. Esto es, servicios en línea a través de la nube con un modelo de pago por uso y disponibles a demanda 24/7.

La flexibilidad, escalabilidad, facilidad de configuración, el ahorro que supone no tener que hacer grandes inversiones en infraestructura, la seguridad o la facilidad de pago (modelo de suscripción en el cual el pago es fraccionado) son algunos de los beneficios que están llevando a las compañías a migrar a la nube.

Pero ¿Qué diferencia hay entre estos tres modelos de cloud computing?

Software as a Service

En el modelo de Software-as-a-Service (SaaS) se proporciona acceso a un determinado software. El usuario no necesita instalar ni descargar nada en su equipo. Da igual cual sea su ubicación, basta con que tenga conexión a Internet y un dispositivo con navegador web. Todo el desarrollo, gestión, mantenimiento, instalaciones, actualizaciones y copias de seguridad es responsabilidad del proveedor.

Un gran ejemplo de SaaS es RITech Personal Webmail, un nuevo servicio en nube que aprovecha la tecnología patentada RITech para proteger a las organizaciones cuando sus empleados acceden a su correo web personal desde la red corporativa. 

Platform as a service

En el caso de Platform-as-a-Service (PaaS) lo que se proporciona es la infraestructura. Es decir, el acceso a un entorno basado en cloud en el cual los usuarios pueden crear, desarrollar, gestionar, probar, alojar y distribuir sus aplicaciones. En este caso, el usuario sólo debe preocuparse del software. Es el proveedor el que se encarga de gestionar, mantener y proporcionar toda la infraestructura: añadir recursos en el caso de que sean necesarios (escalabilidad), garantizar la seguridad, etc.

Un ejemplo de PaaS sería Google App Engine

Infraestructure as a service

Por último, en el caso de Infraestructure-as-a-Service (IaaS), se proporciona sólo la infraestructura (hardware virtualizado necesario para construir su propia infraestructura: servidores, almacenamiento, conexiones de red, IPs, balanceadores de carga). Cuyos recursos están distribuidos entre los denominados Centros de Datos CPDs). En este caso es el usuario el que debe encargarse de mantener y gestionar la infraestructura:  añadir más recursos en el caso de que sea necesario y preparar todo lo relativo al entorno de las máquinas (Sistema Operativo, capacidad de memoria, etc.).

Dos ejemplos muy conocidos de IaaS son AWS y Azure

Síganos en Twitter y LinkedIn para estar al tanto de las últimas actualizaciones. ¡Recuerde que puede subscribirse a nuestro blog!