Blockchain. Aislamiento web

Origen de la tecnología blockchain

Blockchain es una tecnología descentralizada, también conocida como cadena de bloques o libro de contabilidad distribuido (distributed ledger).

Su origen se remonta a 1991, pero no se hizo popular hasta 2009, año en el que Satoshi Nakamoto la empleó para la creación de la famosa criptomoneda bitcoin.

Principales características de la tecnología blockchain

  • No existen intermediarios: la información está distribuida en múltiples nodos independientes entre sí, que la registran y la validan.
  • No existen nodos centrales que controlen a otros, ni que posean información distinta.
  • Las cadenas de bloques son libros de distribución, que pueden estar completamente abiertos o no (dependiendo de si es permisionado o no) a cualquier persona.
  • En la mayoría de los casos, la información no puede ser borrada una vez se ha introducido. Sólo es posible añadir nuevos registros, los cuales no serán legitimados a menos que la mayoría de ellos se pongan de acuerdo para hacerlo (consenso). Como consecuencia, un cambio en una de las copias no tendrá ningún efecto, será necesario que se haga en todas.
  • Las cadenas de bloques es una red P2P en la que todos los nodos son iguales entre sí. Esto le da gran resistencia ante ataques informáticos, fallos o falsificaciones (para poder hackearla no basta con atacar uno o dos nodos sino que habría que hackear prácticamente todos ya que cada bloque depende del anterior).

Estructura red P2P

En el supuesto de que la red se cayera, con que un solo nodo no lo hiciera la información estaría a salvo.

¿Por qué es tan segura? ¿Cómo funciona?

Cada uno de los bloques (excepto el inicial o bloque génesis)  que conforma esta cadena está formado por:

  • Nonce: número arbitrario único
  • Paquete de transacciones: información sobre transacciones relativas a un periodo. Dichas transacciones se agrupan en una estructura Merkle Tree (el blockchain de bitcoin por ejemplo, almacena los detalles sobre las transacciones, el remitente, el receptor y la cantidad de monedas)
  • Hash criptográfico o apuntador del bloque anterior: código alfanumérico y único del bloque anterior que ordena los bloques de manera cronológica. Sólo los bloques con un hash válido pasan a formar parte de la cadena.
  • Código alfanumérico que enlaza con el siguiente bloque.

Cada vez que un bloque se confirma y se añade a la cadena, se comunica a todos los demás y se añade a la copia que cada uno de ellos almacena.

Si cambia algo dentro del bloque, el hash cambia (de ahí que sea tan útil cuando queremos detectar cambios en los bloques). Si la huella digital del bloque cambia, ya no es el mismo bloque.

Por si todo esto no fuera suficiente, blockchain añade un último elemento de seguridad: la prueba de trabajo (PoW). Este mecanismo surge ante la capacidad de los ordenadores para calcular gran volumen de hash por segundo.

Su objetivo es ralentizar la creación de nuevos bloques, añadiendo así, una capa adicional de seguridad.

Usos de blockchain

Además de para la archiconocida criptomoneda bitcoin, blockhain puede ser utilizada en infinidad de escenarios. Algunos ejemplos de ello son:

  • Voto electrónico
  • Creación de contratos inteligentes
  • Recaudación de impuestos
  • Reducción del fraude en la obtención de títulos académicos
  • Mayor seguridad en las compras online
  • Protección de historiales médicos
  • Reducción de tiempos y tasas asociados a transferencias internacionales
  • Creación de notarios digitales
  • Información sobre los productos (origen, por dónde ha pasado, etc)
  • Control de obras por parte de sus autores, etc.

Síguenos en Twitter y LinkedIn para estar al tanto de las últimas actualizaciones