Una vez explicados AGS y AGU, vamos a  hablar de AGD, el último de los 3 productos desarrollados en base a nuestra tecnología disruptiva. El objetivo de AGD es servir al usuario un escritorio lógico y personalizado que le permita acceder a servicios, aplicaciones o sistemas operativos completos, de forma remota. De esta forma, el usuario tendrá a su disposición los recursos que realmente necesite,  de forma segura, dónde y cuándo quiera.

Como resultado, la productividad de los usuarios internos aumenta, se optimizan los recursos de la empresa y se incrementa la seguridad frente a posibles amenazas derivadas del acceso de usuarios externos.

Pero ¿Cómo se hace? ¿Cuál es el proceso seguido por AGD?

Paso 1

La empresa configura un escritorio lógico, remoto, seguro y personalizado en base a las aplicaciones, servicios o sistemas operativos completos que necesite cada usuario para el desarrollo de su trabajo diario.

Paso 2

AGD  agrupa todos estos servicios, aplicaciones o sistemas operativos, sin importar el formato o fuente de información de procedencia. Posteriormente,  los sirve a cada usuario de forma segura y transparente a través, simplemente, de un navegador web

Paso 3

Una vez diseñado cada uno de los escritos lógicos, AGD los sirve de forma remota y segura,  con independencia del momento y el lugar en el que se encuentren los usuarios (internos y externos).